HISTORIA

EL VIÑEDO MÁS ANTIGUO DE SUDAMÉRICA

“En la década de 1540 Francisco de Carabantes creó el Viñedo de Tacama, el más antiguo del Perú. Desde allí la vid se difundió a Chile y Argentina”

José del Pozo, “Historia del Vino Chileno”, 1998, Santiago de Chile, Editorial Universitaria

Cuenta la famosa historiadora María Rostworowski en su libro “Costa Peruana Prehispánica” que las tierras en las que se ubica Tacama, en Ica, un oasis a 300 kms al sur de Lima, fueron conquistadas a los naturales por los quechuas cusqueños, bajo el mando del Inca Pachacútec, 100 años antes de la llegada de los españoles. Dicho lugar fue reservado por el Inca para su cultivo sagrado: la coca. Con la llegada de España, las tierras de Tacama, fueron transferidas de un monarca a otro convirtiéndose así en propiedad de la Corona Española. Es de notar, que no obstante el cambio de propietarios, sus cultivos: la coca y posteriormente la uva, continuaron sirviendo a quienes sus señores consideraban como único dios.

Es así como en el siglo XVI se creó el Viñedo de Tacama con vid proveniente de las Islas Canarias. El objetivo original fue surtir de vino a las diversas órdenes religiosas recientemente establecidas en la flamante Ciudad de los Reyes (Lima, la capital del Virreinato del Perú). Desde un punto de vista más terrenal, pero no menos importante, su consumo fue desde entonces asociado a la salud y a una mejor calidad de vida ajena a muchas enfermedades. Tiempo después, en 1776, una medida proteccionista de la Corona Española prohibió la exportación de vinos peruanos, lo cual impulsó su destilación apareciendo así el Pisco, aguardiente de uva peruano por antonomasia, como una opción para el vitivinicultor peruano.

HISTORIA

EL VIÑEDO MÁS ANTIGUO DE SUDAMÉRICA

En el siglo XIX el Pisco alcanzó una expansión tal en el mundo, que el inglés Rudyard Kipling lo menciona en sus novelas. Durante la fiebre de oro de California (alrededor de los cincuentas), se exportaba a San Francisco, lugar en el que se puso muy de moda el cóctel “Pisco Punch”, originado en esa ciudad en 1872. El Pisco Mosto Verde de Tacama ha obtenido importantes reconocimientos desde sus inicios: la medalla de plata (máximo galardón) en la Exposición Industrial de Lima (1869) y en la Exposición Nacional en las categorías de Puro, Moscatel, Italia y Mosto Verde (1872).

En 1889 el Dr. Manuel Pablo Olaechea Guerrero, adquiere el viñedo y la bodega de Tacama a la Orden Agustina. Más tarde, en 1920, pasada la Primera Guerra Mundial, Tacama inició sus contactos con la tecnología francesa: importa toneles, maquinaria y contrata técnicos de ese país. Es el comienzo de la renovación del viñedo, con la introducción de vides importadas de Francia; es también el primer esfuerzo por producir vinos con técnicas modernas.

En esta línea, en 1962 Tacama contrata al ingeniero enólogo francés de gran prestigio: Robert Niederman. Él eleva la calidad de los productos y, a partir de esa fecha, los más grandes expertos franceses – autoridades mundiales en la elaboración del vino – se convierten en consultores de Tacama: viajan constantemente en época de vendimia a Ica, asesoran en el ensamblaje de los vinos y aplican los últimos descubrimientos del arte de la vinificación. Los profesores Jean Ribéreau-Gayon, Émile Peynaud, Max Rives, Alain Carbonneau, Pascal Ribereau-Gayon, Pierre-Louis Teissedre, entre otros, han colaborado para mantener una constante comunicación entre el viñedo, la bodega y los últimos procesos y técnicas de producción.

HISTORIA

EL VIÑEDO MÁS ANTIGUO DE SUDAMÉRICA

Estas eminencias visitan anualmente Tacama. Son ellos, así como Robert Niederman y Frédéric Thibaut, nuestro actual enólogo, que con sus conocimientos, dedicación y entusiasmo, han impulsado el éxito de nuestros vinos, espumosos y piscos.

En la década de 1970, no obstante la turbulencia política y haber perdido más del 80% de sus tierras (producto de una confiscación estatal como parte de un trasnochado proyecto demagógico), Tacama continuó experimentando y buscando la mayor calidad en sus productos.

Durante los años 80, a pesar de la inestabilidad política, económica y social por la que atravesaba el país, Tacama continuó apostando por el Perú, continuando su labor de elaborar vinos, espumosos y piscos de calidad internacional. Se continuó con la investigación y experimentación, tanto en el campo como en la bodega, introduciéndose nuevas variedades, sistemas de riego, de cultivo, y maquinaria de última generación.

La apertura total de los mercados iniciada en la década de los años 90 encuentra a nuestros productos listos para competir en un mercado global de vinos de calidad. Reforzándose el posicionamiento de Tacama en el Perú así como en los mercados internacionales más exigentes.

HISTORIA

EL VIÑEDO MÁS ANTIGUO DE SUDAMÉRICA

Desde entonces Tacama exporta a las regiones vitivinícolas más importantes del mundo como Francia, España, Italia, Estados Unidos y a grandes e importantes mercados como el Reino Unido, China, Alemania, Japón, Colombia, Canadá, Bélgica, Suiza, entre otros.

La carta de vinos del restaurante “Spoon” del renombrado chef francés Alain Ducasse, Fauchon, el famoso delicatesen parisino, Harrods, la muy conocida cadena de tiendas por departamento El Corte Inglés, han sido testigos de la calidad de nuestros productos.

A partir del año 2000 con un gran esfuerzo de sus accionistas, Tacama inicia la recompra de sus tierras. Se construye una nueva bodega, inaugurada en el 2008, y se plantan nuevas viñas. Este proceso de innovación se mantiene en el espíritu de Tacama que en forma permanente introduce las últimas tecnologías mundiales en la vitivinicultura peruana.

Recientemente en 2015, Tacama ha puesto a disposición de sus clientes y amigos un novísimo centro de enoturismo dedicado a la difusión del vino, pisco y espumosos. Con estas instalaciones se mantiene el compromiso de Tacama con sus consumidores de crear experiencias inigualables a partir de productos peruanos de primera calidad.

HISTORIA

EL VIÑEDO MÁS ANTIGUO DE SUDAMÉRICA

“En la década de 1540 Francisco de Carabantes creó el Viñedo de Tacama, el más antiguo del Perú. Desde allí la vid se difundió a Chile y Argentina”

José del Pozo, “Historia del Vino Chileno”, 1998, Santiago de Chile, Editorial Universitaria

Cuenta la famosa historiadora María Rostworowski en su libro “Costa Peruana Prehispánica” que las tierras en las que se ubica Tacama, en Ica, un oasis a 300 kms al sur de Lima, fueron conquistadas a los naturales por los quechuas cusqueños, bajo el mando del Inca Pachacútec, 100 años antes de la llegada de los españoles. Dicho lugar fue reservado por el Inca para su cultivo sagrado: la coca. Con la llegada de España, las tierras de Tacama, fueron transferidas de un monarca a otro convirtiéndose así en propiedad de la Corona Española. Es de notar, que no obstante el cambio de propietarios, sus cultivos: la coca y posteriormente la uva, continuaron sirviendo a quienes sus señores consideraban como único dios.

Es así como en el siglo XVI se creó el Viñedo de Tacama con vid proveniente de las Islas Canarias. El objetivo original fue surtir de vino a las diversas órdenes religiosas recientemente establecidas en la flamante Ciudad de los Reyes (Lima, la capital del Virreinato del Perú). Desde un punto de vista más terrenal, pero no menos importante, su consumo fue desde entonces asociado a la salud y a una mejor calidad de vida ajena a muchas enfermedades. Tiempo después, en 1776, una medida proteccionista de la Corona Española prohibió la exportación de vinos peruanos, lo cual impulsó su destilación apareciendo así el Pisco, aguardiente de uva peruano por antonomasia, como una opción para el vitivinicultor peruano.

En el siglo XIX el Pisco alcanzó una expansión tal en el mundo, que el inglés Rudyard Kipling lo menciona en sus novelas. Durante la fiebre de oro de California (alrededor de los cincuentas), se exportaba a San Francisco, lugar en el que se puso muy de moda el cóctel “Pisco Punch”, originado en esa ciudad en 1872. El Pisco Mosto Verde de Tacama ha obtenido importantes reconocimientos desde sus inicios: la medalla de plata (máximo galardón) en la Exposición Industrial de Lima (1869) y en la Exposición Nacional en las categorías de Puro, Moscatel, Italia y Mosto Verde (1872).

En 1889 el Dr. Manuel Pablo Olaechea Guerrero, adquiere el viñedo y la bodega de Tacama a la Orden Agustina. Más tarde, en 1920, pasada la Primera Guerra Mundial, Tacama inició sus contactos con la tecnología francesa: importa toneles, maquinaria y contrata técnicos de ese país. Es el comienzo de la renovación del viñedo, con la introducción de vides importadas de Francia; es también el primer esfuerzo por producir vinos con técnicas modernas.

En esta línea, en 1962 Tacama contrata al ingeniero enólogo francés de gran prestigio: Robert Niederman. Él eleva la calidad de los productos y, a partir de esa fecha, los más grandes expertos franceses – autoridades mundiales en la elaboración del vino – se convierten en consultores de Tacama: viajan constantemente en época de vendimia a Ica, asesoran en el ensamblaje de los vinos y aplican los últimos descubrimientos del arte de la vinificación. Los profesores Jean Ribéreau-Gayon, Émile Peynaud, Max Rives, Alain Carbonneau, Pascal Ribereau-Gayon, Pierre-Louis Teissedre, entre otros, han colaborado para mantener una constante comunicación entre el viñedo, la bodega y los últimos procesos y técnicas de producción.

Estas eminencias visitan anualmente Tacama. Son ellos, así como Robert Niederman y Frédéric Thibaut, nuestro actual enólogo, que con sus conocimientos, dedicación y entusiasmo, han impulsado el éxito de nuestros vinos, espumosos y piscos.

En la década de 1970, no obstante la turbulencia política y haber perdido más del 80% de sus tierras (producto de una confiscación estatal como parte de un trasnochado proyecto demagógico), Tacama continuó experimentando y buscando la mayor calidad en sus productos.

Durante los años 80, a pesar de la inestabilidad política, económica y social por la que atravesaba el país, Tacama continuó apostando por el Perú, continuando su labor de elaborar vinos, espumosos y piscos de calidad internacional. Se continuó con la investigación y experimentación, tanto en el campo como en la bodega, introduciéndose nuevas variedades, sistemas de riego, de cultivo, y maquinaria de última generación.

La apertura total de los mercados iniciada en la década de los años 90 encuentra a nuestros productos listos para competir en un mercado global de vinos de calidad. Reforzándose el posicionamiento de Tacama en el Perú así como en los mercados internacionales más exigentes.

Desde entonces Tacama exporta a las regiones vitivinícolas más importantes del mundo como Francia, España, Italia, Estados Unidos y a grandes e importantes mercados como el Reino Unido, China, Alemania, Japón, Colombia, Canadá, Bélgica, Suiza, entre otros.

La carta de vinos del restaurante “Spoon” del renombrado chef francés Alain Ducasse, Fauchon, el famoso delicatesen parisino, Harrods, la muy conocida cadena de tiendas por departamento El Corte Inglés, han sido testigos de la calidad de nuestros productos.

A partir del año 2000 con un gran esfuerzo de sus accionistas, Tacama inicia la recompra de sus tierras. Se construye una nueva bodega, inaugurada en el 2008, y se plantan nuevas viñas. Este proceso de innovación se mantiene en el espíritu de Tacama que en forma permanente introduce las últimas tecnologías mundiales en la vitivinicultura peruana.

Recientemente en 2015, Tacama ha puesto a disposición de sus clientes y amigos un novísimo centro de enoturismo dedicado a la difusión del vino, pisco y espumosos. Con estas instalaciones se mantiene el compromiso de Tacama con sus consumidores de crear experiencias inigualables a partir de productos peruanos de primera calidad.

TOMAR BEBIDAS ALCOHÓLICAS EN EXCESO ES DAÑINO.